Apoyo online

RSS

Autor: Apoyo online 30 marzo 2010

26 comentarios

Ser ama de casa, una gran función social

¿Por qué la labor del ama de casa no está reconocida socialmente? Yo la percibo como importante pero me frustra la falta de reconocimiento.

Responde: Jesusa Ricoy.

Las mujeres que deciden dedicarse plenamente a ocuparse de sus hijos están ejerciendo una gran labor social. Además, esto debería ser percibido socialmente como una opción de la mujer liberada. El ejercer su libertad para optar por cuidar de sus hijos es un derecho.

Es cierto que quizás no sea entendido así y, además, no está remunerado, pero el valor de lo que haces es importantisimo. Las mujeres, y en particular las madres, transmitimos afecto, sociabilidad, seguridad y amor. Somos las cuidadoras de las sociedades futuras, el que no se reconozca no lo hace menos importante. Es más, poco a poco van apareciendo estudios que nos recuerdan la importancia de la estabilidad emocional durante el crecimiento, y muchos profesionales empiezan a recomendar que uno de los dos progenitores se quede en casa.

Etiquetas: , ,

26 Comentarios en “Ser ama de casa, una gran función social”

Sonnya 30 marzo 2010 a las 11:59 pm

Esta sociedad en la que vivimos decidió que una mujer no podía ser feliz sólo siendo madre y ama de casa, con todo lo que eso conlleva; hacer la compra, limpiar la casa, cuadrar las cuentas, llevar-recoger a los niños del colegio u otras actividades y mil cosas más. Esta sociedad decidió, como digo, que la ocupada mujer debía incorporarse a la vida laboral, que ya bastaba de que se pudiera vivir del sueldo de un cónyuge cuando se podían subir todos los precios y obligar a los dos miembros de la pareja a trabajar y además lo harían con una sonrisa. Asi que se creó toda una campaña de marqueting incitando a las amas de casa a dejar su inútil vida casera creándoles la falsa idea de que ser madre y ama de casa era una labor sin importancia…. Ya educarán otros a nuestros hijos.

Mary 31 marzo 2010 a las 11:24 am

Esta sociedad en la que vivimos decidió que el hombre era el que tenía que trabajar, quedando la mujer relegada a las tediosas labores del hogar, y por supuesto, a un segundo plano. Así que no creo que el hecho de que la mujer se haya puesto a trabajar sea ninguna campaña de marketing, más bien lo veo como una necesidad de evolución social.
Respecto a los hijos, no tiene por qué educarlos otro, la educación se mide más por la calidad que por la cantidad, también sé de buena tinta que hay amas de casa a tiempo completo( porque yo lo soy a media jornada) que esperan que a sus niños los eduquen en el colegio.
En fin, que espero que lo que a la mujer nos ha llevado tantos años conseguir (simplemente, un lugar en la sociedad) siga su curso, porque queda mucho aún. Creo que el sentirse realizado, cada uno de la manera que mejor le parezca, es lo que te acerca a la felicidad.

Carmen 31 marzo 2010 a las 10:10 pm

La trampa de esta sociedad es hacer creer a la mujer que debe trabajar fuera de casa, criar a sus hijos, limpiar el hogar y ocuparse de sus mayores y familiares enfermos y además estar guapa, joven y sexualmente atractiva. Este mito de la superwoman es el que nos tiene a las mujeres estresadas, desorientadas y agotadas. A la sociedad en la que vivimos le interesa que nos sintamos responsables y asumamos todas esas tareas porque así se ahorran un montón de dinero en niñeras, limpiadoras y cuidadoras. Esto sí que es economía sumergida e injusticia social. Hay que destinar recursos a lo que verdaderamente importa y reconocer y remunerar el trabajo clandestino que realizamos las mujeres.

Mary 4 abril 2010 a las 12:34 pm

La trampa de esta sociedad es haber hecho creer a las mujeres, durante siglos, que no valemos más que para las tareas de hogar, para complacer al marido cuando llega a casa porque es él el que nos está manteniendo. De alguna manera había que cambiar esa mentalidad retrógrada.
Me siento una verdadera superwoman, y me siento bien. Me adoran en mi casa y en mi trabajo. Me consta.

Paki 4 abril 2010 a las 11:05 pm

La gran labor de ama de casa y criar tu misma a tus hijos no tiene precio, es impagable…y solo TU eres la unica persona que te lo tienes que reconocer y por supuesto no tener dudas, porque ser ama de casa es la carrera mas grande, dura, profesional y vocacional que existe para una mujer y eso lo saben muy bien la sociedad y los hombres, no hace falta reconocimiento de nada, ni de nadie, poque esa eleccion por si misma brilla con luz propia.
Llega un momento que una mujer debe elegir y ya se sabe, siempre que una persona elige una opcion se gana, pero tambien se pierden otras…y es que desgraciadamente y aunque no queramos admitirlo…no se puede tener todo.

Saludos

mar 6 abril 2010 a las 12:14 am

Hola,

Tengo un hijo de dos años y soy madre trabajadora. Antes de ser madre nunca había sido consciente de la importancia que tiene a nivel emocional e incluso de salud física, el vivir en un hogar agradable, limpio y ordenado, comer comida sana cocinada con cariño, saber que siempre habrá alguien en casa para escucharte y darte un abrazo. De pequeña tuve todo eso y mi madre trabajaba. Cómo lo hacia? No lo sé. Yo muchas veces me siento incapaz. Pero darme cuenta, me ha hecho valorar muchísimo el papel de las madres y de las amas de casa. Su papel es fundamental en la sociedad. Es imprescindible. Creo que el error de la mujer ha sido querer equipararnos al hombre en la cuestión de trabajar fuera de casa sin dejar el resto de tareas que “teniamos asignadas” ancestralmente. Hemos sumado cargas a la mochila. Y para poder tirar del peso, a veces quitamos las piedras más preciosas: el tiempo dedicado a cuidar a los nuestros y ofrecerles un hogar confortable. Creo que la clave está en conseguir que los hombres colaboren y que el cuidado del hogar y de los hijos se realice al 50% cuando ambos trabajan fuera de casa.

Creo que ser ama de casa es una opción tan valida como querer desarrollarse profesionalmente. Lo importante es no caer en la trampa de tener que ser superwomans.

Laura 7 abril 2010 a las 2:59 pm

Como feminista creo que ninguna mujer debería quedarse en casa cuidando a sus hijos. Nos han hecho creer que sólo valemos para la casa y los hijos, lo cual es falso y perpetuando estos comportamientos lo único que hacemos es decirles a los hombres: teníais razón. Debemos luchar por nuestra capacidad como personas y no como aquella que hace la colada. Queda muy bonito decir que es una gran labor a la sociedad, lo cual es mentira porque nadie nace enseñado para ser padre y viendo como están las cosas en nuestro país, está claro que algo falla.

Anna 8 abril 2010 a las 12:08 pm

El movimiento feminista hizo un gran trabajo. Con la lucha de miles de mujeres la sociedad industrial consiguió que las féminas pudiéramos votar, estudiar, trabajar e incluso salir solas a la calle. Sí, les debemos mucho. Pero creo que en esa lucha hubo un error de concepto que se sigue manteniendo: conseguir nuestros derechos no quiere decir convertirnos en símiles de los hombres; y con esto se nos olvidó el derecho fundamental: poder elegir.
En vez de eso parece que debemos seguir el camino de aquellas mujeres que decidieron ser iguales que los hombres y dedicar nuestra vida a la esfera pública, al trabajo remunerado fuera de casa y a pagar a otras personas para que cuiden de los nuestros y de nuestro hogar, que a la deben desatender lo suyo para que lo hagan otr@s, y así sucesivamente.
Se hizo mucho trabajo, tanto que olvidamos de qué iba la cosa. Tanto lucharon que acabamos menospreciando a las mujeres que se sienten felices de escoger no delegar las funciones domésticas y responsabilizarse de la crianza del fruto de su vientre.
La lucha feminista sin respeto se convierte en una tiranía. Aquellas mujeres escogieron el camino que querían tomar; ¿las mujeres del siglo XXI, debemos seguir a pies juntillas sus andadas o podemos elegir libremente lo que creemos más adecuado, lo que deseamos hacer con nuestra vida? Poder trabajar fuera de casa fué un logro y muchas mujeres se sienten felices de hacerlo. Poder quedarse en casa y ejercer el papel de cuidadora (o cuidador) también debe serlo.

César Daniel 8 abril 2010 a las 1:27 pm

Las feministas del siglo XIX, no lo olvidemos, luchaban por el derecho a la igualdad con el hombre.
La realidad es que se acabo luchando por ser igual que el hombre, olvidándose de el derecho a ser madre, por ejemplo, y actualmente la mujer en esta sociedad ‘moderna’, carece de derechos a ser madre y criar a sus hijos tal y como deberían ser criados los niños, con su familia.
Hay estudios que revelan la importancia de la presencia de uno de los miembros del binomio padre/madre en la educación, en el día a día con los hijos.

La sociedad actual no permite ejercer de padres, has de ‘aparcar’ a tus hijos en guarderías y dejarlos a cargo de desconocidos, o ‘sobrecargar’ de trabajo a abuelos, tíos, primos, etc…

El trabajo de ama de casa es tan digno como el de un física nuclear o una presidenta de un holding.
Además, no debemos olvidar el derecho al libre albedrío, el derecho a decidir.

Júlia 8 abril 2010 a las 3:29 pm

Nos hicieron creer a las mujeres que solo podiamos cuidar de la casa y los hijos, nos convencieron a todos y todas que trabajar y ganar dinero era sinónimo de poder y status social (a más dinero, más poder y mejor status social) y nos invitaron a crear nuevas necesidades que nunca se verian satisfechas… Nuestra sociedad está sedienta de poder, immersos en una carrera con una meta inexistente damos vueltas y más vueltas alimentando un sistema que nos hace creer que no podemos escojer.

Solo tengo que leer vuestros posts para ver como intentais convencéros las unas a las otras cual és la mejor opción para las mujeres y como no dejais mucho espacio para que cada una de nosotras pueda escojer libremente como quiere vivir su feminidad.

Somos capaces de cuidar de nuestra casa y nuestros hijos, somos capaces de trabajar y llegar muy lejos si nos lo proponemos, también podemos hacerlo todo a la vez o quizás nada… lo único que deberíamos cuidar y exigir es nuestro derecho de escojer. Que nadie nos coaccione por hacerlo, que no se nos intente manipular, sin juicios ni prejuicios de hombres ni de mujeres…

Vivid y dejad vivid…
¿Alguien le ha preguntado a sus hijos qué és lo que esperan de su madre? ¿alguien se plantea la posibilidad de llegar a un acuerdo con ellos?

Antes las amas de casa lo eran desde el momento en que se casaban hasta que se morían… ahora podemos escojer. Muchas amas de casa trabajaban antes de tener a sus hijos y vuelven a hacerlo cuando creen que ha llegado el momento… no es nada mas que una opción entre muchas.

Todo mi respeto para todas las mujeres, decidan lo que decidan !

marián 8 abril 2010 a las 5:50 pm

Cuando yo era niña mi madre cuidaba de mi y mi padre trabajaba para pagar la hipoteca. En la sociedad actual trabajan los dos para pagar la hipoteca. Esa supuesta evolución social para lo único que nos ha servido es para que se necesiten dos sueldos donde antes había uno y vivamos en las mismas condiciones. Yo no le veo la ventaja por ningún lado en ese sentido
Las mujeres que están en casa hacen una labor impagable en esta sociedad cada vez más deshumanizada y desestructurada. Yo soy una de ellas, a mí en mi casa se me valora y se me trata con respeto. No considero que mi vida gire en torno a desagradables tareas domésticas, las realizo con orgullo y agrado y me siento feliz de poder dedicar a mi hija de año y medio el tiempo que necesita. Tampoco siento que esté ahí para complacer a mi marido, él admira el duro trabajo que realizo ya que él tiene un horario y mi turno es estar de guardia las 24 horas al día los siete días de la semana, así que en cuanto llega a casa se pone a mi servicio y no al revés. En casa terminamos el trabajo pendiente entre los dos que es bastante con una niña pequeña y si descansamos, descansamos los dos
No tengo ninguna necesidad de trabajar fuera de casa si dentro tengo trabajo de sobra, es mi opción y es muy respetable. Considero que hago un trabajo digno y muy necesario al igual que el de todas las mujeres que optan por trabajar en su casa.

Cesca 9 abril 2010 a las 11:15 pm

Tenía un trabajo remunerado antes de tener a mi primer hijo. Lo dejé cuando nació ante la disyuntiva de criarlo yo o alquilar los servicios de alguien que lo criase. Tres años y medio más tarde nació mi hija y decidí continuar ejerciendo de madre y de ama de casa, como muchos de vosotros habéis dicho duro trabajo, turno de veinticuatro horas sin descansos semanales ni vacaciones pagadas. Tengo dos hijos maravillosos, diecisiete y veinte años, buenísimas personas, excelentes estudiantes. Nunca me he arrepentido de la decisión tomada pero he de reconocer que en muchas ocasiones no ha sido fácil, desde que el hecho de al entrar un solo sueldo en casa nuestro poder adquisitivo se veía mermado y teníamos que pensar y sopesar cuidadosamente si podíamos salir, hacer actividades, ir de vacaciones… todo lo que actualmente parece indispensable para conseguir felicidad, hasta sentirme muy poco valorada por parte de padres hermanas y amigos, pasando por que a mi edad, tengo cuarenta y seis años, una vez cumplido mi propósito inicial, no me está resultando nada fácil reincorporarme al mundo laboral y menos en la actual situación así que para nada me siento con libertad para decidir lo que quiero hacer en este momento.

marta 21 abril 2011 a las 12:57 am

Ser ama de casa en el siglo XXI es una opción, no así anteriormente. Mientras la legislación laboral no contemple una jornada compatible con las necesidades psicoafectivas de la vida de una unidad familiar, para muchas madres es aberrante “tratar de realizar una labor profesional”a costa de perder su inherente maternidad.

Ser ama de casa hoy con toda la tecnología que disponemos no sólo no es decadente sino que si te organizas tienes tiempo para tus hijos y para ti. El ama de casa ahora es una madre que tiene más cultura y medios que le permiten desarrollar su labor más allá de los estereotipos asignados y, hacer “una carrera profesional de su labor” tan importante e imprescindible como muchas de las más valoradas socialmente.

Lo más fundamental del ama de casa es crear un hogar, no un hotel para el desarrollo sano y gozoso de su unidad familiar, sea del tipo que sea. Es un trabajo tan creativo como cualquiera y sólo depende de uno mismo para realizarlo de forma divertida. Lo más importante y lo que le da un gran valor social es que “crea el espacio estable, afectivo y potenciador” para todos los miembros y, permite que la sociedad se componga de personas sanas … A pesar de ello, nadie sabe como “darle un valor económico” a este rol social…. ni cómo hacer una reforma laboral en base a unos periodos críticos de quien forma una unidad familiar… ni los gurus economistas ni sociólogos ni políticos, ni siquiera los profesionales de la salud, se atreven a poner la primera piedra… y mientras seguimos con millones de niños, adolescentes y jóvenes con problemas de salud psicológicas … por tener una infancia “desantendida afectivamente”… y que no digan las madres trabajadoras que les han compensado a sus hijos la falta de su presencia con regalitos…

maria 27 septiembre 2011 a las 10:42 am

Pues yo creo que:
es una opcion respetable y admirable que algunas afortunadas tienen, la de poder dedicarse a la casa la familia sin tener que ademas hacer carrera profesional en un mundo cada vez mas competitivo pero que la solucion al problema de compaginar hogar con trabajo DEBERIA ser tamben un problema de los hombres y que juntos (mujeres y hombres ) y cada uno atendiendo a sus cirscunstancias y peculiaridades buscasen la mejor manera de gestionar el hogar, educar a los hijos cuidarse a ellos mismos y a su pareja y trabajar!

maria jose 14 abril 2012 a las 11:56 am

yo sienpre hago yo las cosas y asta cocino y eso es que tengo 10 años mi madre sienpre se pasa las yardes mañanas y nochas en el sofa o en la cama y yo aki limpiando y mi madre solo se tumba en el sofa

sandra 27 diciembre 2012 a las 8:11 pm

Pues yo tuve una madre trabajadora y nunca ttuve atencion ni amor ni nada solo se dedico y se dedica a hacer dinero y endeudarse. creo ya depende del tipo de mujer que seas y quieraa ser. yo hubiera preferido que mi mama no m diera tantas cosas materiales y m hubiera dado amor

miriam 16 febrero 2013 a las 1:56 am

la verdad q yo desde q nacio mi primer hijo me dedique x completo a la casa y a su crianza y no me arrepiento de eso hoy tengo otro bebe de 4 meses y tambien estoy para el. y creo q es el trabajo mas duro y mas hermoso de todos el cual depende de uno las 24 horas del dia sin feriados pero estoy orgullosa de hacerlo

laura 10 julio 2013 a las 9:33 pm

Amas de casa eran nuestras abuelas , que tenían que hacer hasta el jabón. Con todos los adelantos que hay hoy, el trabajo de ama de casa está sobrevalorado. Las verdaderas luchadoras somos las que trabajamos fuera y cuando llegamos a casa, tenemos que hacer las tareas del hogar. Una señora que se queda en su casa por elección, porque ha encontrado un tonto que la mantenga. Que no está sujeta ni a horarios, ni a jefes y que tiene más tiempo libre que nadie. Basta ya de tonterías, la que se permite el lujo de quedarse en su casa, con los tiempos que corren es una privilegiada y si me apuran una vaga.
Si los demás tenemos que trabajar hasta los 67 años, para poder cobrar una pensión, es totalmente injusto que estas señoras reclamen un sueldo. Ya es demasiado injusto que disfruten de la Sanidad y encima les corresponda una pensión de viudedad. No aportan nada a la sociedad. Lo sencillo es quedarte en casita tan ricamente .

Soledad 14 julio 2013 a las 12:27 am

Estoy casada hace 8 años y tengo dos hijos. Siempre me dediqué a mi hogar, a cuidar a mis hijos. Hace dos años aproximadamente empecé a sentir que el distanciamiento con mi esposo era cada vez más grande. Hablé con él muchas veces al respecto, pero nunca logramos mejorar la relación. Hace 7 meses le dije que nos divorciáramos, y él me dijo que si quiero cambiar de objetivos puedo irme de la casa cuando quiera, que los ahorros son suyos porque él es quien trabajó todos estos años, y que él se quedará con los niños. Mi madre y mi hermano piensan igual que mi marido. Así que estoy aún aquí, sola, sin saber qué hacer, y deprimiéndome cada día más.

Elisa 16 julio 2013 a las 8:56 pm

Antaño el trabajo de una ama de casa era muy duro. Tenían muchos hijos, no existían todas las comodidades de ahora, lavadora, plancha, microondas, etc. Pero a día de hoy un ama de casa , no es nada. Salvo que tengas mucho dinero, las que trabajamos fuera de casa, también realizamos las tareas del hogar. Un ama de casa no tiene jefes, ni horarios , ni estrés, ni miedo a perder el trabajo. Viven muy bien, tienen mucho tiempo libre, disfrutan de su familia, de sus amigas, se apuntan a cursos, en definitiva viven una vida relajada. Su trabajo está demasiado valorado, porque su jornada de laboral es muy reducida. Lo único que tienen que hacer, es tener contento a su marido, que suele ser un machista, a quien no le importa mantener a toda costa a una mujer inútil. Gracias a mujeres valientes y trabajadoras, verdaderas heroínas, las demás hemos conseguido acceder a los estudios y al mercado laboral . Estas señoras son unas pornochachas, ofrecen sexo y limpieza a cambio de ser mantenidas de por vida. Es duro decirlo, pero son una vergüenza para el resto de las mujeres.

Rocio 8 octubre 2013 a las 9:59 pm

Siento en algunos comentarios mucha envidia de las que somos amas de casa, si somos unas privilegiadas es cierto, pero también lo es que trabajamos y mucho. Pienso que es una vocación. Saludos.

MAMAM©guiver 10 marzo 2014 a las 11:41 pm

Hola a todas, a mi me gustaría compartir lo que pienso, pero antes me gustaría saber si estas señoras llamadas Laura y Elisa tienen hijos o no. Me podríais contestar, por favor.Es para entender….ya que una persona con hijos no piensa igual que la que no los tiene. Espero que me contesteis a la pregunta.

MAMAM©guiver 11 marzo 2014 a las 3:20 pm

Bueno…no espero la respuesta. Pienso que una mujer que piensa esto de las amas de casa educadoras de sus hijos, me da lastima, ya que significa que no le tiene respeto ni a su madre, que se supone que estaba en casa criándola y dándole todo su apoyo y cariño. O quizá tuvisteis madres que pensaban como vosotras, entonces no me extraña nada, ya que es lo que habéis aprendido de la vida….nada de nada. Por esto habláis mal de las que e estamos en casa, es pura envidia. Es aquí donde esta el verdadero problema, mujeres como vosotras que sois unas egoístas, o peor todavía….no tenéis ni zorra idea de como educar a un hijo, y mucho menos a tres hijos, que son los que tengo yo. Habéis dicho que las amas de casa somos unas mantenidas, unas pornochachas, que somos la vergüenza del sexo femenino, y mas cosas que demuestran como esta amoblada vuestra cabeza, que poco…que poco os dieron vuestras madres, me dais pena, pero me dan mas pena vuestros hijos, si es que los tenéis, pobrecitos mios. Por otro lado si quiero decir que estoy orgullosa de mi trabajo como educadora y chacha, jeje, de mi casa, y mi marido esta encantado con mis cenas románticas seguidas de sexo, y si que me bebo esa copista de vino para poder ser una loca pornochacha, y a mucha honra! Jejeje ya que a mi hombre le encanta que me desmelene. Si vuestras parejas no os tuvieran miedo, seguro que os dirían que es esto mismo lo que les gusta “una mujer súper pornochacha” jeje.
Tengo muchísimo mas que decir, pero ahora no tengo tiempo, porque si que tenemos horarios las súper mamas amas de casa, instituto, colegio, cursos, futbol (soy la súper hincha de mis dos futbolistas) ayudar a los abuelos, no al revés como vosotras, que seguro que para que podáis hacer la súper vida que creéis tener, repartis a los niños entre los abuelos. En fin….me considero súper orgullosa de mi labor, y se, porque me lo demuestran cada día con los ataques de besos y los masagitos a la espalda que me dan mis retoños ( de 17, 14 y 10 añitos) que ellos también están orgullosos de los papis que tienen. Un saludo a todas esas mamas amas de casa que dan su sabiduría, su cariño, su tiempo, la educación que merecen nuestros niños, y un súper largo etc, etc….. y animo a estas señoras que reconsideren la opinión que tienen de mujeres como yo, y que no tengan tanta envidia, y procuren no ser esas amargadas criticonas que han demostrado que son. Seguiré otro día.
PD. El apodo de Mcguiver, o Indiana Jons, me lo han puesto mis hijos, me adoran y siempre cuentan con migo. No existe nada mas bonito y gratificante. Esto nadie puede comprarlo, esto se gana regalando amor.

Violeta 23 abril 2014 a las 2:29 am

Interesante tema…El error de algunas feministas está claro:
han luchado bajo el siguiente error: Que la mujer tenga sus
derechos si imita al hombre. Están siendo igualmente
machistas. Deberían luchar porque la mujer tuvieran su
recompensa por ser mujer, no por imitar al hombre.
Por ejemplo las amas de casa deberían tener un sueldo,
incluso cursos o estudios o ayudas para ser ama de casa y
madre, y todo lo que conlleva (psicología, espiritualidad,
alimentación, tareas domésticas…etc. Y quien mejor para
hacer actividades manuales artísticas, ya estamos hartos
de ver la típica puesta de sol con dos barquitos,que aburri-
do, queremos ver cosas mas creativas y femeninas. Las mejore
s para bailar, escribir poemas, hacer actividades de humor…
etc
La mujer que decide imitar al hombre, es porque tiene miedo
de que al vivir sin que las cualidades femeninas estén valo-
radas, un divorcio o falta de economía se queden en la calle.
pero no creo que sea en la mayoría de los casos por vocación
el hecho de que imiten al hombre, lo hacen por miedo de no
verse en la calle o con problemas, y esto se debería solucio
nar para este tipo de riesgos. Queremos un mundo donde las mujeres puedan ser mujeres. Que nos hemos pasado del extremo
de que estén maltratadas y abusadas como exclavas a pasarnos
a que ahora tienen que volverse marimachos o hombres para
sobrevivir. A ver si espabila esta humanidad y se da cuenta
de que el mundo necesita que las mujeres sean mujeres, y todos necesitamos que las mujeres realicen actividades de mujeres.
¿quién mejor que ellas?

Rosi Badami 6 mayo 2014 a las 6:07 am

Gracias a todas las que defienden la importancia de la mujer en hogar. Yo creo que el tener una casa limpia, comida sana y a horario, tener a alguien que te escuche y que esté en casa para recibirte es muy importante para el esposo pero sobre todo para los hijos.
También creo que es importante que la mujer hoy en día se capacite. Porque el lavarropas, el internet y otros geniales inventos nos facilitan mucho el hacerlo. Aunque hay épocas más difíciles que otras para estudiar(sobre todo cuando los niños son pequeños) creo que nunca hay que dejar de capacitarse en alguna profesión u oficio. Pero lo más importante debe ser cuidar del hogar, porque es muy fácil que se desarme.
Creo que está bien trabajar, estudiar y lo demás si no se descuida la familia. Sino tanto trabajo y estudio no tienen sentido si vamos a morir solos, con un matrimonio destrozado y con hijos que hay sufrido demasiado.(Los hijos se recuperan de los divorcios, pero las cicatrices quedan no nos engañemos)
Soy otra ama de casa que trata de disfrutar de sus hijos y de su marido, pero sé que soy una persona aparte y que hay muchas cosas más que quiero desarrollar. Sé que ahora estoy a media máquina en lo profesional pero cuando mis hijos crezcan voy a poder dedicar más tiempo a ese otro aspecto.

Rosi Badami 6 mayo 2014 a las 6:11 am

MAMAM©guiver Sos una Genia!!!

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:

  • sean respetuosos y no sean ofensivos.
  • no sean spam.
  • no sean off topics
  • siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.

Entidades colaboradoras

Los beneficios íntegros obtenidos por publicidad han sido cedidos a la Fundación Eduardo Punset: